Compartir
Imágenes tomadas de Facebook

Acusándolos de ser colaboradores de la fuerza pública, hombres armados prohibieron el ingreso del director del canal CNC Arauca, Wilfer Moreno, del periodista Carlos Pérez y el camarógrafo del medio de comunicación, al sector conocido como La Playita en Arauca capital de Arauca.

Cuando el periodista se desplazaba en moto con su camarógrafo a cubrir un desalojo de invasión, dos hombres motorizados y armados les ordenaron bajarse para ser requisados. Uno de los jóvenes le dijo “si ese man saca la cámara lo agarro a plomo”, y agregó “aquí tienen prohibido el ingreso de CNC”. Tratando de recoger más testimonios, dice Moreno, “busqué representantes de la invasión y un señor me dijo: ustedes son colaboradores de la policía, de la fuerza pública”.

Con la tarea de informar desde otro lugar, los periodistas se dirigieron a la zona donde estaban las autoridades quienes ratificaron el patrullaje de hombres armados en motocicleta. Durante la emisión de la noche el canal denunció lo ocurrido, https://www.youtube.com/watch?v=uBqs_IxECkI muestra un hombre que intenta tapar la cámara y en voz de la defensora Gloria Cuitiva denuncia el ataque de los manifestantes al vehículo de la Personería del Pueblo.

Para el director del canal, la situación nació el pasado 29 de marzo cuando se cubrió el desalojo a pobladores del barrio 12 de octubre y en la nota (https://youtu.be/RnbsR8LXBuc) se mostró el enfrentamiento de la fuerza pública con los manifestantes. El cubrimiento incluyó voces de la policía como de los líderes y participantes de la protesta.

Para la Federación Colombiana de Periodistas son preocupantes las agresiones, amenazas y el veto al que es sometido el canal CNC –que es transmitido en cinco municipios del departamento- por el cubrimiento de la información en Arauca. “Esta prohibición va en detrimento de la pluralidad en la cobertura de los sucesos de interés público, es un desequilibrio a los principios democráticos. Invitamos a los araucanos y a la sociedad civil a respetar el trabajo periodístico y a los trabajadores de los medios”. Adicionalmente, la Fecolper pide a las autoridades locales protección y garantías para el ejercicio de la labor periodística.

A la fecha, la Fecolper ha documentado 23 casos de amenazas, 5 casos más que los reportados durante 2015 en el mismo periodo. Para la Federación Colombiana de Periodistas resulta preocupante el fenómeno de desconcentración geográfica de las afectaciones contra periodistas si se tiene en cuenta que el 87% de la amenazas han ocurrido en ciudades diferentes a Bogotá, lo que que evidencia un aumento generalizado de violencia en otras regiones del país, zonas donde los comunicadores están más desprotegidos y expuestos por la actividad periodística que desarrollan.

Compartir

Leave a Reply