Compartir
Imagen tomada de vamosaandar.com

Periodistas del Huila y Tolima , denunciaron graves violaciones a la libertad de prensa, obstrucción al trabajo periodístico, agresiones verbales y físicas, durante cubrimiento del paro cafetero -una movilización de campesinos que se desarrolla en 13 departamentos de Colombia, desde el 25 de febrero de este año.

En el municipio de Garzón -departamento del Huila- el miércoles 27 de febrero, Luz Ángela Rodríguez, encargada del control de los transmisores de la emisora Radio Garzón y – quien tiene siete meses de embarazo, tuvo que ser trasladada al hospital San Vicente de Paúl porque se desmayó por la inhalación de  gases lacrimógenos. Su estado de salud ya se normalizó y se le dio salida del centro asistencial.

De acuerdo con Humberto Sosa, periodista en Radio Garzón,  la emisora quedó fuera del aire porque los transmisores resultaron averiados cuando campesinos que intentaban huir de los miembros del Esmad, se refugiaron en las instalaciones donde están los equipos de comunicación, y el estruendo de varias granadas lacrimógenas y de aturdimiento ocasionaron los daños al transmisor.

El gerente de Radio Garzón, Angel Vargas, aseguró que es lamentable que la emisora más histórica del municipio aún continúe fuera del aire, y que no sabe quién puede responder por los daños “pues la situación es muy complicada e incluso todavía la localidad se encuentra con “toque de queda” .

En hechos similares en el departamento del Tolima, Miguel Gómez, corresponsal de la emisora FM, Germán Acosta de RCN radio, Milton Henao de Telesur, Oscar Borja del periódico Q´hubo y periodistas de medios alternativos, denunciaron que durante el cubrimiento del paro cafetero en Ibagué, quedaron en medio del enfrentamiento entre el Esmad y los campesinos que participaban en la movilización, recibiendo graves afectaciones a su integridad física.

Según los periodistas, el enfrentamiento se produjo cuando los manifestantes y comunicadores se encontraban refugiados en el restaurante “Don Matías” a donde llegaron hombres del Esmad disparando y lanzando gases lacrimógenos. “Yo estaba haciendo una entrevista en ese momento, me golpearon violentamente, caí y me dispararon, teniendo que tirarme al rastrojo, pero allí también me dispararon y como pude salí para refugiarme en otro sitio”, aseguró Miguel Gómez.

Adriana Hurtado, presidenta de la Federación Colombiana de Periodistas, hizo un llamado para que  se proteja y respete el trabajo periodístico, teniendo en cuenta que los periodistas tienen la función social de informar, y en el desarrollo de manifestaciones y protestas se les acusa de falta de objetivad y hay mayor hostilidad contra ellos para destruir material fotográfico o fílmico recolectado por los comunicadores.

“Estos graves atentados contra la integridad de los periodistas, dan cuenta que el periodismo sí es una actividad de algo riesgo, que significa una disminución en la calidad y expectativa de vida de los comunicadores, puntualizó Hurtado.

Finalmente, la Fecolper, recuerda que el Artículo 73 de la Constitución Política señala  que “la actividad periodista gozara de protección para garantizar su libertad e independencia profesional“, y que el Código penal colombiano contempla como causales de grabación punitiva los delitos cometidos contra periodistas, tanto en situaciones de normalidad como de conflicto armado.

La Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER, agrupa a más de 1200 comunicadores, en 29 organizaciones regionales, de 21 departamentos del país. Es afiliada a la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe, FEPALC, y a la Federación Internacional de Periodistas, FIP, organización mundial que agrupa a 127 sindicatos y asociaciones de comunicadores en todo el universo, con 600.000 periodistas afiliados.

http://www.fecolper.com.co/alertas/20843-una-semana-en-alerta-naranja-para-el-periodismo-colombiano-por-agresiones-durante-el-paro-cafetero

Leave a Reply