Otro fallo de tutela contra un periodista

Otro fallo de tutela contra un periodista

209
0
Compartir
Foto tomada: google images

De nuevo, el magistrado del Consejo Superior de la Judicatura José Alfredo Escobar, tiene en líos jurídicos a un periodista.

Esta vez se trata del columnista de El Tiempo Mauricio Vargas, quien después de haber rectificado afirmaciones que Escobar había reprochado, recibió una orden de arresto de tres días. El argumento del Juzgado 31 Penal del Circuito de Bogotá fue que, como lo alegó el Magistrado, Vargas no había rectificado tal y como se lo había ordenado una tutela. Es decir, la desacató.

En noviembre de 2008, el periodista publicó la columna ‘Jueces en el lugar equivocado’ en la que cuestionó al magistrado, que en aquel momento había logrado que un juez ordenara la detención del director de Semana, Alejandro Santos.

Escobar había alegado que Santos también había desacatado una tutela que ordenaba una rectificación, cuando en la revista sí se hizo. Finalmente, un fallo de última instancia tumbó la orden de arresto contra Santos y dejó en firme que la rectificación de Semana había cumplido las exigencias del equilibrio en la información. Esa insistencia contra la revista hizo que otros periodistas se pronunciaran sobre el caso. Lo hicieron María Jimena Duzán, Rodrigo Pardo y Mauricio Vargas, en sendas columnas publicadas en Semana, Cambio y El Tiempo.

El magistrado Escobar emprendió procesos judiciales de nuevo. Vargas tuvo que rectificar y fue cuando publicó la columna ‘Escobar no nos tapó la boca’. Pero Escobar no quedó contento y alegó ante la justicia desacato de la tutela. Ahora, el Juzgado 31 Penal le da la razón al magistrado.

El proceso

Pero el caso no termina ahí. El juez que acaba de fallar a favor de Escobar es el mismo que en primera instancia falló la tutela que inicialmente puso el magistrado en la que decía que Vargas debía retractarse de todo lo que dijo en la primera columna, la titulada ‘Jueces en el lugar equivocado’.

El periodista apeló esa decisión y una instancia superior decidió que había partes de su columna que Vargas debía rectificar y otras que no, como lo hizo en su segundo artículo, titulado ‘Escobar no nos tapó la boca’. De hecho, el título se debe a que la justicia defendió el derecho de Vargas a emitir opiniones con ciertas palabras que no debió rectificar, como lo había ordenado el juez inicial.

Entonces, como el fallo reciente es tan diferente al que había emitido el tribunal de segunda instancia, Vargas tiene un recurso más para defenderse y por esto la orden de arresto no se hará efectiva aún.

Leave a Reply