Compartir
foto tomada de: google images

Esta semana participé en un curso que tendrán que hacer todos los empleados de la BBC que realizan labores de periodismo y producción.

El curso era sobre prevención de accidentes laborales, un tema que siempre genera un bostezo colectivo entre mis colegas y hace pensar en burócratas y formularios por llenar.

Además, entre periodistas, preocuparse por la seguridad laboral va en contra de la imagen idealizada del reportero intrépido en busca de noticias.

Pero con 41 periodistas muertos en 2009 y muchos más heridos debido a gajes del oficio, como bombas y tiroteos o simples tropiezos con cables y equipos en estudios de filmación, éste es un tema que requiere atención.

En Gran Bretaña la seguridad en el trabajo la vigila un organismo independiente (HSE, por sus siglas en ingles), que tiene amplios poderes de investigación y sanción.

La BBC, en cualquier parte del mundo donde opere, tiene que ajustarse a las normas que impone este organismo. El año pasado la BBC recibió una advertencia sobre estándares de seguridad laboral de periodistas y personal de producción tras una inspección del HSE.

La BBC tuvo que reaccionar, y lo hizo enviándonos a todos al curso al que me refreía antes y escribiendo el Manual de Seguridad para Periodistas (JSG, por sus siglas en inglés).

La guía es de acceso público. En este vínculo podrá (en inglés) una lista de esos peligros posibles que ahí se estipulan. (Dentro de cada uno vaya a la sección B, donde se detallan las medidas de control).

La idea es que el documento también le ayude a otras organizaciones periodísticas a proteger mejor a sus empleados.
El manual se ocupa de la mayoría de actividades que realizan a diario los periodistas y personal de producción de la BBC, así que cubre un amplio espectro: va desde cómo protegerse mejor en caso de encontrarse en zonas de bombardeo o explosiones; hasta consejos de sentido común como cuál es la mejor manera de entrar y salir de vehículos técnicos de transmisión.

La BBC no es la única organización que trabaja en este área. Otros organismos como el Comité para la Protección de Periodistas también promueven la seguridad de los reporteros.

El trabajo periodístico tiene sus riesgos y éstos no se pueden eliminar por completo con cursos ni guías, pero toda organización responsable tiene la obligación de intentar minimizar el riesgo que corren sus empleados en el ejercicio de su labor.

Compartir

Leave a Reply