Compartir
foto tomada de: google images

Ayer en la noche el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, afirmó que desde hace dos años la Policía viene interceptando de manera ilegal las comunicaciones de funcionarios del gobierno, miembros de la oposición y periodistas. Este anuncio se dio después de que la revista ‘Semana’ reveló grabaciones que muestran cómo desde la cárcel de Itagüí, donde están recluidos los principales líderes de los grupos paramilitares, se continúan ordenando delitos. Sobre el particular, la FLIP manifiesta lo siguiente:

1. Interceptar de manera ilegal las comunicaciones de periodistas y miembros de la oposición no sólo es un delito, sino que adicionalmente inhibe la investigación periodística y constituye una restricción ilegítima a la libertad de expresión.

2. Debe haber claridad sobre cuáles personas están siendo objeto de estas interceptaciones y por qué razones. Resultaría preocupante que estas acciones respondieran a una estigmatización de periodistas, columnistas o miembros de la oposición como simpatizantes de grupos armados ilegales.

3. Las investigaciones judiciales sobre las interceptaciones oficiales ilegales de comunicaciones deben arrojar resultados concretos, donde además se subraye la incompatibilidad de estas acciones con la Constitución Política de Colombia. El derecho a disentir y opinar es piedra angular de la libertad de expresión y ésta, a su vez, es la base de la democracia.

Esta información es autoría de la FLIP.
Para mayor información, comuníquese con la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip).
Bogotá, Colombia. Tel: (571) 4 00 96 77, Fax: (571) 4 00 96 78. e-mail: info@flip.org.co

Compartir

Leave a Reply