FEPALC condena secuestro de periodista en La Guajira

FEPALC condena secuestro de periodista en La Guajira

235
0
Compartir

El secuestro del periodista Mario Alfonso Puello a manos de un grupo armado, en el kilómetro 35 de la vía Santa Marta-Rioacha , 1.120 kilómetros al norte de Bogotá, marca un nuevo golpe en contra de la seguridad de los periodistas en América Latina y el Caribe.

El hecho, denunciado por la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER) se produjo el pasado domingo 17 de febrero y en el delito cometido por los ilegales no identificados, también hubo dos víctimas más, Maikol Mendoza y Jhon Romero.

Puello pertenecía al Círculo de Periodistas de La Guajira, filial de la FECOLPER, organización que formuló un llamado a los captores para que liberen a los secuestrados. El periodista cuenta con más de diez años de profesión y hasta el momento de su secuestro trabajaba en un proyecto de alfabetización de la UNAD y en el noticiero “En línea con la noticia”, que se transmite por Radio Delfín.

La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe formuló un ferviente llamado de atención a la comunidad internacional para que efectúen una mirada sobre Colombia y México, dos países del continente que padecen en el periodismo situaciones de grave inseguridad. Alfonso deja angustiada a su familia conformada por esposa y diez hijos, cuatro de ellos menores.

El secuestro del periodista Mario Alfonso Puello a manos de un grupo armado, en el kilómetro 35 de la vía Santa Marta-Rioacha , 1.120 kilómetros al norte de Bogotá, marca un nuevo golpe en contra de la seguridad de los periodistas en América Latina y el Caribe.

El hecho, denunciado por la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER) se produjo el pasado domingo 17 de febrero y en el delito cometido por los ilegales no identificados, también hubo dos víctimas más, Maikol Mendoza y Jhon Romero.

Puello pertenecía al Círculo de Periodistas de La Guajira, filial de la FECOLPER, organización que formuló un llamado a los captores para que liberen a los secuestrados. El periodista cuenta con más de diez años de profesión y hasta el momento de su secuestro trabajaba en un proyecto de alfabetización de la UNAD y en el noticiero “En línea con la noticia”, que se transmite por Radio Delfín.

La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe formuló un ferviente llamado de atención a la comunidad internacional para que efectúen una mirada sobre Colombia y México, dos países del continente que padecen en el periodismo situaciones de grave inseguridad. Alfonso deja angustiada a su familia conformada por esposa y diez hijos, cuatro de ellos menores.

Compartir

Leave a Reply