FECOLPER: otro periodista se ve obligado a salir de Colombia; dos meses...

FECOLPER: otro periodista se ve obligado a salir de Colombia; dos meses del cierre de emisora

201
0
Compartir
foto tomada de:google images

Por considerar peligroso el ambiente político contra el periodismo a partir de reiteradas declaraciones del presidente Álvaro Uribe, el periodista Hollman Morris decidió abandonar el país, el día hoy, junto con su familia. Por otra parte, esta semana se cumplen dos meses del cierre de la emisora Fresno Estéreo, luego que el director del noticiero, el colega y dirigente periodístico Rodrigo Callejas fuera amenazado por la guerrilla de las FARC.

Morris, director del suspendido programa televisivo “Contra Vía”, recientemente galardonado con el Premio Nuevo Periodismo CEMEX-FNPI, recibió la semana pasada, nuevas amenazas en las que lo señalan de anti patriota y guerrillero. En conversación con el Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas, Ceso-FIP manifestó: “Desde hace dos años vengo siendo objeto de amenazas, seguimientos, deslegitimación y estigmatización de mi trabajo mediante declaraciones del presidente Uribe, interceptación ilegal de mis teléfonos, y nuevamente amenazas que llegan a mi correo electrónico, sin que los organismos de seguridad logren determinar el origen”.

Hollman agradeció la seguridad que le presta el DAS, pero hizo una salvedad: “La mayor protección que pueden recibir los periodistas colombianos es un ambiente de tolerancia y de respeto hacia su trabajo. Las declaraciones del presidente Uribe deslegitimando nuestra labor –como lo hizo con el director de Noticias 1, Daniel Coronell, y Gonzalo Guillén, corresponsal del Nuevo Herald- y de la prensa crítica, ha generado un ambiente en el que se pretende mostrarnos como enemigos del país y, en algunos casos, tratarnos como delincuentes. Por ello y ante las amenazas directas recibidas precisamente en este momento, tomé la decisión de salir del país”.

Entre tanto, Rodrigo Callejas, junto con su familia, debe enfrentar una difícil situación económica, luego que se viera obligado a cerrar el tradicional noticiero que dirigía: “Debate 5” . El informativo, que se emitía de 6:30 a 8:00 a.m. a través de Fresno Estéreo, fue dirigido desde el “exilio” de Fresno -201 kilómetros al sur de Bogotá-, durante dos meses, desde el 20 de mayo, luego que un sujeto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, quien se identificó como comandante Luís Alfonso, le advirtiera telefónicamente: “Usted se está metiendo con nuestra gente y por eso se va a morir”.

Pero finalmente Callejas no pudo continuar haciendo informes sin la posibilidad de visitar Fresno -donde vive su familia-, y sus menguados ingresos le obligaron a despedirse de su audiencia el pasado 5 de agosto. “Mantener dos casas y dirigir un noticiero desde la distancia es muy difícil, máxime cuando también se es reportero, vendedor de publicidad y cobrador”, comentó durante una visita a la oficina de Ceso-FIP.

Pero “Debate 5” era el alma informativa y financiera de Fresno Estéreo. Entonces, al poco tiempo, sus propietarios, las Juntas de Acción Comunal del municipio, tomaron la dolorosa decisión de apagar los trasmisores, con la esperanza de que ceda la intolerancia guerrillera y Rodrigo pueda, nuevamente, prender los micrófonos que han escuchado su voz, durante casi dos décadas. Es ese, también, el mayor sueño de Rodrigo.

“Los casos de Hollman y Rodrigo, muestran de manera fehaciente las condiciones en que los periodistas colombianos deben informar a la sociedad”, comentó Eduardo Márquez, presidente de la Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER. “Si no es la guerrilla, son los paramilitares; si no es la delincuencia común, es un corrupto de cuello blanco; si no es la mafia del narcotráfico, es el propio Presidente de la República ; todos, casi al unísono, entorpeciendo el derecho ciudadano a una información veráz. Todos, señalando a la prensa como el enemigo, cuando es su propia intolerancia el cáncer que corroe a nuestra democracia”.

FECOLPER representa a más de 1.000 periodistas en 18 departamentos de Colombia 

Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas, CESO – FIP 

La FIP representa a más de 600.000 periodistas en 115 países

El periodista Giovanni Álvarez de la emisora comunitaria La Nueva

Bogotá, AP

Otro periodista colombiano se vio obligado a salir del país por amenazas contra su vida, informó su hijo, a la vez que un jefe policial confirmó ayer esas amenazas.

“Desde septiembre detectamos información sobre amenazas contra el periodista Giovanni Álvarez de la emisora comunitaria La Nueva, por esa razón y tras estudiar el nivel de riesgo, se le puso seguridad 24 horas”, dijo a la AP el coronel Carlos Rodríguez, subcomandante de la Policía en el Atlántico.

El oficial aseguró que aún no se ha verificado la salida del país de Álvarez; pero el hijo del periodista en diálogo telefónico dijo que su padre salió el viernes del aeropuerto de Barranquilla, sin que ellos
conocieran su destino.

“Supimos que iban a atentar contra Álvarez antes del 28 de octubre. Todavía no se ha establecido de dónde provienen las amenazas, pero la investigación continúa”, indicó el coronel Rodríguez.

Álvarez, de 43 años, en su noticiero criticaba y denunciaba los actos
corruptos de los políticos locales, según contó su hijo Giovanni.

Agregó que hace algunos años, en Sabanalarga, localidad a unos 50 kilómetros al sur de Barranquilla, la emisora fue quemada durante unos disturbios. En otro hecho, uno de los invitados al noticiero de Álvarez apareció muerto al día siguiente de la entrevista.

La Policía sigue prestando seguridad a la familia de Álvarez. A principios de octubre, el corresponsal de El Nuevo Herald de Miami, Gonzalo Guillén, salió de Colombia agobiado por constantes amenazas de muerte, luego de un altercado público con el presidente Álvaro Uribe.

Guillén consideró que las amenazas provenían de un grupo de sicarios al servicio de paramilitares.

Desde 1992, 40 periodistas han sido asesinados en Colombia, según el Comité de Protección a Periodistas, con sede en Nueva York.

Leave a Reply