Compartir
foto tomada de:google images

Nuestro trabajo como periodistas es proveer información para el debate público, no dirigirlo. Debemos descubrir los hechos, no crearlos.
Nuestro papel como periodistas es descubrir la información, prepararla y exponerla para el beneficio de la audiencia. No estamos aquí para manipular, forzar o fabricar. Entonces, ¿cuáles son las actitudes esenciales que se necesitan al cubrir una noticia?
Escribí estos consejos formativos después de una experiencia en el Cáucaso, donde fui entrevistado por una joven periodista. Pensé que la entrevista iba a ser sobre el curso que yo estaba dando. A los pocos minutos quedó claro que la periodista tenía una sola pregunta en la mente. Quería saber qué pensaba de los medios de comunicación de su país y no dejaba de repetir la pregunta, claramente ansiosa por escuchar la respuesta que quería oír.
Ese hecho me hizo acordar las muchas veces que he salido a cubrir un hecho noticioso con un resultado final en mente. Al igual que todos los periodistas siempre he querido que mi nota fuera publicada, en forma impresa cuando trabajaba para un periódico o en los boletines y programas de actualidad cuando trabajaba como corresponsal para radio y televisión. Yo también quería que mi nota fuera impactante, profunda, inolvidable y – seamos sinceros – me ganara elogios.
Mirando hacia atrás, y con la entrevista del Cáucaso en mente, he aquí algunas ideas sobre cómo asegurarse de que el periodismo se relacione con la realidad y no con nuestra propia idea de cómo una situación debe discurrir.
1- Mantener una mente abierta. Está bien empezar una entrevista habiendo estudiado el tema previamente y con una pregunta o cuestión candente en mente. De hecho, no hacerlo podría ser visto como descuidado y podría volverte vulnerable a la manipulación.
Sin embargo, es necesario mantener una mente abierta y estar preparado para lo inesperado. Puede ser que haya una línea fuerte a cuestionar distinta a la que habías pensado mientras te preparabas para la entrevista. Es probable que no puedas ver esa oportunidad si te basas en un guión establecido y en tener un resultado final en mente.
Un buen periodista tiene que estar preparado para dejar atrás el guión y mantener una mente abierta.
2- No fuerces un tema. Algunos periodistas malinterpretan la resistencia a un cuestionamiento a una forma de admisión de culpabilidad, y creen que si el entrevistado se niega a contestar o evita la cuestión entonces tiene algo que ocultar. Es posible que no signifique eso.
Podría significar que fue una mala pregunta que no es relevante al tema. También podría significar que la persona entrevistada realmente no tiene una respuesta o una opinión formada. También podría significar que el periodista no entiende la complejidad de los temas que se discuten. Si presionas demasiado en momentos como estos podrías terminar pareciendo un tonto y podrías dañar la integridad del medio de comunicación al que representas.
La confrontación no es necesariamente un signo de buen periodismo –sólo porque generaste una reacción en el entrevistado no quiere decir que hayas probado un buen punto.
3- Sé firme pero justo. Se puede ser riguroso y sólido en una entrevista y seguir siendo justo. Tu trabajo consiste en descubrir hechos que de no haber sido por ti el mundo nunca habría conocido. Es probable que no logremos eso con una competencia de gritos. Se necesita un cuestionamiento claro y una interpretación razonable de las respuestas. Tu papel no es parecer inteligente y sumar puntos en contra de la persona entrevistada. Tu función es proveer información para el debate público para que las personas puedan tomar decisiones educadas.
Debes estar preparado a dar marcha atrás si tienes una pregunta que es claramente irrelevante y fuera de tema. También debes estar preparado para admitir cuando te equivocas o cuando todavía estás aprendiendo. Debes estar preparado para reconocer un buen punto si el entrevistado ofrece una explicación plausible.
Tu papel no es sumar puntos en contra de la persona entrevistada.
Recuerda siempre que es más importante desafiarte a ti mismo con nuevos retos que desafiar al entrevistado. De lo contrario aparecerás como arrogante y carente de objetividad e imparcialidad.
Las entrevistas son una conversación en dos direcciones, no de un solo sentido. Entrevistas unidireccionales que buscan un resultado final predeterminado rara vez son más que sermones cuyo uso únicamente sirve a medios de comunicación que tienen intereses creados y que buscan controlar la agenda editorial.
Este artículo fue publicado inicialmente en Media Helping Media (MPM), un sitio de formación que ofrece recursos gratuitos para periodistas que trabajan en Estados en transición, en países post-conflicto y en zonas donde la libertad de expresión y la libertad de prensa está en peligro. El artículo completo se traduce en su totalidad en los seis idiomas usados por IJNet con el permiso de Media Helping Media.
Fuente: http://ijnet.org/es/blog/como-ser-imparcial-la-hora-de-realizar-una-entrevista

Compartir

Leave a Reply