¿A quién y por qué reparar?

¿A quién y por qué reparar?

766
0
Compartir

Se reconocen como parte del sujeto colectivo:

  • Los/as periodistas y comunicadores sociales víctimas directas o indirectas. Se incluye en esta definición tanto quienes difunden la información, como a todos aquellos que participan en la cadena de producción de información, propia de la actividad periodística: periodistas, directores, camarógrafos, reporteros gráficos, voceadores de prensa, entre otros trabajadores de los medios, sean de prensa, televisión, radio y digitales, en los distintos niveles de cobertura geográfica.
  • Los familiares de los periodistas víctimas, en los casos en que éstos hayan sido asesinados o desaparecidos.
  • Las organizaciones gremiales de carácter nacional, regional y local que defienden el derecho a la libertad de expresión y abogan por mejores condiciones para el ejercicio periodístico.
  • Las organizaciones defensoras de derechos humanos que acompañan la protección de la libertad de expresión y de prensa en el país, y ejercen una labor de monitoreo de las violaciones a los derechos humanos de los periodistas.

También hacen parte del sujeto de reparación colectiva, aunque sea de modo indirecto, los medios de comunicación que dejaron de existir o de difundir informaciones, así como las organizaciones gremiales de periodistas que desaparecieron o vieron limitado el ejericicio del derecho a la asociación a raíz de la dinámica del conflicto armado interno. Finalmente, se debe tener como referencia en la composición del sujeto de reparación colectiva a la sociedad en su conjunto y las comunidades que siendo receptoras de la información, no la recibieron o la recibieron parcializada debido a las dinámicas de censura, autocensura y coacción generadas por la violencia ejercida contra los periodistas y los medios de comunicación en el marco del conflicto armado.

¿Por qué y qué es lo que hay que reparar?

Es conocido que los periodistas como grupo social han sido altamente victimizados en el marco del conflicto armado colombiano, siendo recurrentes las violaciones a sus derechos humanos y la vulneración al ejercicio de las libertades de expresión y de prensa.

Estas violaciones han tenido lugar con ocasión del ejercicio de la actividad periodística. Como consecuencia de su labor profesional, los periodistas han sido víctimas de asesinatos, secuestros, amenazas, atentados, torturas, desplazamientos, chantajes, hostigamientos, violencia sexual, violación a su intimidad, estigmatización, entre otros múltiples tipos de agresión. Además de la vulneración evidente de sus derechos humanos, estos patrones de violencia ejercidos contra los periodistas han transformado su práctica profesional, llegando al punto de su desnaturalización, han limitado el ejercicio de libertad de expresión y de prensa del país, y han impedido que la sociedad colombiana acceda a su derecho a estar bien informada.

Los patrones de victimización a los periodistas y su actividad profesional se han transformado de acuerdo al propio desarrollo del conflicto armado interno.

Leave a Reply